Meib

11 de agosto de 2016. Reunión en Ministerio de Educación.

El día 11 de agosto, junto con Luisa y Virgilio nos reunimos en el Ministerio de Educación con Osvaldo Cipolloni, Coordinador Nacional de la Modalidad de Educación Intercultural Bilingüe y con Gabriela Nacach, profesional pedagógica, que vienen de la gestión anterior y fueron los encargados de concretar el siguiente trabajo. Resulta que hay en el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación un tesoro “enterrado” y nos propusimo con PEN ayudar a sacarlo a la luz.

 

Meses atrás, gracias a Sandro Centurión, cuando hablábamos de llevar nuestro proyecto de talleres de microrrelatos a las comunidades de pueblos originarios, nos enteramos que el Ministerio tiene publicada una antología de lenguas originarias que está estancada en los depósitos por motivos políticos que ya explicaremos. Solicitamos entonces ver el material para estudiar la posibilidad de trabajar con él en proyectos futuros, ya que es el tema de la palabra que concierne especialmente y muy directamente a PEN.

 

Al encontrarnos con un trabajo realmente serio y totalmente abarcativo, donde nos sorprendió que haya 19 lenguas indígenas (más de las que teníamos noción), pedimos la entrevista para ofrecer nuestra colaboración en el armado de actividades.

 

Así nos enteramos que en noviembre de 2015 se presentó la colección titulada Con nuestra voz: seis volúmenes que reúnen variedad de textos escritos en lenguas indígenas y sus respectivas traducciones al castellano. Este trabajo titánico pudo realizarse gracias a la participación más de 300 personas a lo largo de dos años, a partir de una convocatoria hecha a alumnos, docentes y miembros de las comunidades, que presentaron producciones escritas acompañadas de su versión en castellano. Trabajo que pudo completarse gracias a un minucioso trabajo de edición con la colaboración del Consejo Educativo Autónomo de los Pueblos Indígenas en la toma de decisiones sobre los distintos códigos escritos y las variaciones lingüísticas.

 

Nuestros anfitriones explicaron que es la primera antología de estas características, basada en escritos en lenguas originarias, con textos que van desde poemas y canciones hasta recetas de cocina y textos informativos. Su inspiración fue la de producir un hecho que pueda cambiar el punto de vista excluyente de las lenguas originarias y que los jóvenes puedan contar con material escrito en sus propias lenguas; y, también, dar a conocer al público las lenguas originarias del presentes y poder insertarlas en el sistema educativo de las comunidades. Despabilar la palabra encerrada y que los jóvenes no renieguen de sus propias lenguas, según propias palabras de ellos. Hoy en día, por más que la Constitución otorgue el derecho a la educación bilingüe, se reprime al chico que habla en su lengua natal, instándolo a una alfabetización en castellano con fines meramente utilitarios.

 

Hay editadas en total 25 mil colecciones de seis ejemplares cada una. Debido a que figura en la retiración de tapa los nombres de la gestión anterior, el gobierno actual se resiste a hacer la distribución masiva, y existe el temor que ante cualquier accidente se pierdan de los depósitos. Luego de arduas negociaciones, el ministro Esteban Bullrich se comprometió a hacer la distribución a los Ministerios de educación provinciales, quedando al azar de las decisiones de cada provincia.

 

Fuimos recibidos con alegría y entusiasmo y acordamos mantener el contacto mientras seguimos las vías burocráticas para poder desarrollar un plan de trabajo que incluya seminarios en los que aparezca el hablante en rol protagónico, junto a especialistas, antropólogos y lingüistas. Potencialmente, también generar espacios de talleres de enseñanza donde se trabaje el valor de la propia palabra y recorridos de lecturas con narradores orales en cada una de las lenguas. Es decir contribuir en todo lo posible para que este material tan valioso sea conocido y pueda llegar a las manos que corresponde.

 

Para realizar estos proyectos, esperamos conseguir el apoyo de alguna de las fundaciones internacionales que ya han realizado programas de lenguas en peligro y acudir a la red de PEN Internacional.

 

Desde que asumió esta nueva conducción de PEN, tenemos el sueño de reivindicar las lenguas originarias y poder realizar un proyecto de estas características. Por lo pronto, Luisa Valenzuela parte mañana a Chaco al foro de lectura y va a comenzar a gestar la idea.

libros meib